33.9 C
Nueve de Julio
domingo, diciembre 4, 2022
domingo, diciembre 4, 2022
  • Necrológicas

La vacuna, ¿para todos?

La producción mundial tiene límites y no alcanzará para toda la población

Los esfuerzos por obtener una vacuna para el Covid son titánicos y se apunta como la principal solución contra la pandemia. Hay datos alentadores sobre la posible obtención de varias de ellas. Sin embargo, hay varias cuestiones que frenan el optimismo.

La primera, que la capacidad mundial de producción de vacunas es limitada y solo alcanzaría para el 20% o 25% de la población al año. Además, la polarización en la puesta en el mercado de esta vacuna podría incidir en que se dejen de elaborar otras para enfermedades que causan mortandades muy altas. De hecho, la suspensión de las campañas de vacunación por la crisis del coronavirus ya ha causado alarma en varias zonas del planeta.

Producir vacunas no es como fabricar coches o ropa. Las condiciones son muy específicas. Pero es que, además, como en el textil o la automoción, no se fabrican donde se diseñan. El país que más vacunas produce es India, seguido de China, Brasil y Sudáfrica.

Hoy en día se pueden poner en el mercado de 1.500 a 2.000 millones de dosis de vacunas anuales. Incrementando al máximo la producción se podría llegar a 2.800 millones de dosis anuales.

Si tenemos en cuenta que la población mundial ronda los 7.500 millones de personas, eso quiere decir que el primer año tan solo se podría beneficiar de ella alrededor de un 20% o 25%. Y eso, si se consigue que sea un compuesto que solo necesita una dosis y no otra posterior, lo que elevaría aún más el costo.

Es decir, que no habrá vacuna contra el Covid para todos. Y de ahí se deriva otro problema. ¿A quién se le da? En este momento hay bastante consenso sobre que en primer lugar debe tener acceso a ella el personal sanitario, los que están en primera línea de la atención a la pandemia. Pero, ¿y después? Pues ahí está la batalla. Hay distintas teorías.

Por ejemplo, hay consenso sobre que el segundo eslabón deben ser quienes tienen patologías graves, como cáncer o enfermedades pulmonares o cardiovasculares y a la población de riesgo – más de 65 años– obviando a los jóvenes; pero no está claro que estas personas más vulnerables se inmunicen de manera tan efectiva como los jóvenes. Además, esta no puede ser una lucha nacional, porque el virus no entiende de fronteras.

¿Y por qué no priorizar los lugares donde haya brotes más graves? . En ese caso, sin ir más lejos, nuestro país quedaría en segundo plano frente a Estados Unidos, Brasil o Perú. “No va a estar disponible en breve para todos. No va a haber millones de dosis el día uno”, dse advierte, a la vez que se plantea una “duda geosanitaria: ¿querrán los chinos protegerse con una vacuna americana o a la inversa?”.

Este es uno de los problemas más espinosos de la vacuna contra la Covid. El otro es el precio. En este campo la polémica está sobre la mesa. Debería haber un precio regulado y controlado a nivel internacional.

Hay optimismo en torno al hallazgo de vacunas contra el Covid; más de una, lo cual abaratará los precios, pero no será un camino de rosas. Los expertos sí coinciden en una cosa: debemos ser conscientes de que conviviremos con el virus al menos un año más.

(La Vanguardia)

Seguinos en Facebook!

Últimas noticias