20.6 C
Nueve de Julio
miércoles, enero 29, 2020
miércoles, enero 29, 2020
More

    Tarifas de energía y Emergencia Económica: ¿hay riesgo de que vuelvan los cortes frecuentes?

    El congelamiento de los costos de gas y electricidad auguran un aumento de los subsidios, que neutralizarían así parte del paquete fiscal. Además, se tornan inciertas la exploración y producción de hidrocarburos.

    El congelamiento de tarifas hasta 30 de junio y otros anuncios económicos de Alberto Fernandez, el congelamiento de los precios del gas y la electricidad hasta el 30 de junio de 2020  es uno de los puntos clave del proyecto del proyecto ómnibus de “Solidaridad Social y Reactivación Productiva” que el Gobierno logró aprobar en el Congreso y promulgar.
    La medida diluirá –al ritmo de los aumentos de precios y salarios, que Economía busca ralentizar– la incidencia de las facturas de servicios en el presupuesto familiar, pero tiene como contraindicación un probable deterioro de la balanza comercial energética, un nuevo aumento de los subsidios, que neutralizaría al menos parte del paquete fiscal, y de última, si altera el programa de inversiones de las empresas productoras de energía y de las prestadoras de servicios, podría llevar a afectar la calidad del servicio, medida en frecuencia y duración de los cortes, en particular de electricidad.

    En 2001, sobre el final de la convertibilidad, la suma de las facturas de luz y gas de una familia tipo equivalía al 5% del salario de un trabajador formal, precisa el economista especializado en temas energéticos Alejandro Einstoss Tinto, docente de la UBA y miembro del Instituto Argentino de Energía General Mosconi. En 2015, esa relación había caído a 0,5%; los servicios eran prácticamente regalados. A principios de agosto 2019, antes de las PASO, la relación había vuelto al 5 por ciento.
    La incidencia de los servicios de gas y electricidad se había decuplicado en menos de cuatro años, por la fuerte recomposición de precios y tarifas impulsada por el exministro de Energía, Juan José Aranguren y continuada hasta agosto de 2019.

    El promedio esconde, además, fuertes disparidades. Para los sectores inferiores de la distribución del ingreso de la población, el peso de los servicios superó –en algunos casos, largamente– el 10%, umbral del “pobre energético”.

    En diciembre 2015 las tarifas de la energía eléctrica cubrían 14% de su costo. La política de Macri llevó esa cobertura hasta un máximo de 81% en febrero 2019. Esa relación cerró la gestión macrista en 48%. A un alto costo macroeconómico (la creciente tasa de inflación) y político (la derrota electoral de 2019) la política energética del macrismo logró reducir las fuertes brechas entre el costo y el precio de la energía.

    La emergencia para el sector implica la intervención de hecho del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) y del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) que habían sido integrados por concurso en 2017 y volverán a ser conducidos, al menos hasta el 30 de junio de 2020, por funcionarios designados por el Ejecutivo.

    FUENTE: Infobae Económico

    Últimas noticias