11.7 C
Nueve de Julio
sábado, mayo 30, 2020
sábado, mayo 30, 2020
  • Necrológicas
More

    Cigarrillo electrónico: se registró el primer caso de un paciente internado por vapear en la Argentina

    Un hombre de 30 años se encuentra internado en una clínica privada de Buenos Aires estable y fuera de peligro por una lesión pulmonar asociada con el uso del cigarrillo electrónico.

    El vapeo sumó su primera víctima en la Argentina, más precisamente en el partido bonaerense de Avellaneda. Cuando en Estados Unidos ya son 33 los muertos confirmados por el cigarrillo electrónico, y al menos 21 países restringen su venta como en Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Costa Rica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Nueva Zelanda, Portugal, Suiza y Suecia, en la Argentina se encienden las alarmas ante el primer caso registrado de un paciente internado con una lesión pulmonar asociada con el uso del cigarrillo electrónico (EVALI, por sus siglas en inglés).

    El joven, de alrededor de 30 años, se encuentra “estabilizado y fuera de peligro”. Presentaba un diagnóstico de “inflamación con imágenes pulmonares que podrían ser confundidas con una proteinosis alveolar o neumonía lipoide”, es decir, líquido dentro del pulmón, derivada del consumo frecuente de los cigarrillos electrónicos.

    En los Estados Unidos, comenzó en julio de 2019 un brote de lesiones pulmonares asociadas con el uso del cigarrillo electrónico, denominadas EVALI, por sus siglas en inglés. Los datos en este país sobre los llamados e-cigs indican un aumento del 75 por ciento en su consumo sólo en el último año entre los estudiantes de secundaria.

    Si bien se atendió un caso, se presume que debe haber varios más, ya que es frecuente el uso de estos dispositivos sobre todo en gente joven. Entre los 13 y los 15 años, se observan muchos casos de chicos que incursionan en el hábito de la inhalación; quieren evitar el cigarrillo, se ven tentados por los sabores que ofrecen los cigarrillos electrónicos y terminan con enfermedades pulmonares complicadas.

    En los EEUU, el uso de los cigarrillos electrónicos por parte de los jóvenes está aumentando en forma generalizada y constante. A su vez, estos dispositivos de administración de nicotina están “enganchando” a las nuevas generaciones de adolescentes.

    En Argentina, el fenómeno del vapeo se da en alrededor de un 7% de los jóvenes y es un motivo de consulta en las clínicas médicas del país.

    Las principales consecuencias que se observan en la salud de los afectados incluyen “insuficiencia respiratoria, falta de aire, tos, cuadros gastrointestinales como náuseas, vómitos, fatiga, y hay un desarrollo más lento de la actividad cerebral”. Las lesiones pulmonares se presentan básicamente como inflamaciones, que pueden llegar eventualmente a generar una insuficiencia respiratoria y hacer que el paciente pueda requerir cuidados intensivos.

    El cigarrillo electrónico presenta por lo general unos cilindros de 3 cm por 10 cm, dependiendo del modelo, una batería que calienta el líquido que se introduce para inhalar. Esto produce un vapor, que puede llegar a contener sustancias cancerígenas o tóxicas para el pulmón, como la nicotina, algunos aparentemente inofensivos como los saborizantes, glicol propileno, glicerina vegetal y hasta en algunos casos algunos contienen delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo de la marihuana.

    De hecho, una de las empresas que los fabrica, Juul, está tratando de sacar del mercado el cigarrillo electrónico, ya que “posee sustancias tóxicas y cancerígenas en algunos casos que puede producir severos casos de neumonitis, por hipersensibilidad”. A pesar de que “es una patología nueva, ya descrita desde el 2015, hay suficiente evidencia para concluir que es perjudicial para la salud. Por este motivo, además, desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria y el Hospital de Clínicas recomiendan no utilizar estos dispositivos, “por las severas consecuencias y daños que causan sobre la salud de las personas”.

    Seguinos en Facebook!

    Últimas noticias